CLÍNICA FISIOTERAPIA Y OSTEOPATÍA

C/ Vitoria, 157, Planta 1 - 09007 BURGOS

¿DISPLASIA DE CADERA? ¿ARTROSIS DE CADERA?

Displasia o artrosis de cadera

El Síndrome Femoroacetabular, también conocido como Atrapamiento Femoroacetabular (AFA), Choque Femoroacetabular o Impingement Femoroacetabular (FAI), es una patología reciente, considerada una variante anatómica de grado leve de la displasia o artrosis de cadera. Es de gran importancia un diagnóstico precoz, puesto que tras los últimos estudios afecta al 15% de la población, podría ser la causa de la mayoría de las artrosis de cadera en personas menores de 50 años y que pueden acabar con prótesis.

Consiste en la existencia de alteraciones en la forma anatómicas de los dos huesos que forman la articulación de la cadera. En el cuello de la cabeza del fémur, hueso del muslo, y en el acetábulo, la superficie donde se articula la cabeza del fémur en la pelvis formando la articulación de la cadera. Esas variantes en la forma de los huesos puede provocar un choque entre los dos huesos de la cadera, entre el cuello del fémur y el acetábulo, siendo una causa relativamente frecuente de artrosis de cadera entre la población joven y de mediana edad.

EL SÍNDROME FEMOROACETABULAR SE CARACTERIZA POR:

– Dolor inguinal en la mayoría de las ocasiones cuando la pierna se encuentra en una determinada posición de flexión, aducción y rotación interna o extensión con rotación externa de cadera.

– Dolor en la cara lateral del fémur en el trocánter (cadera).

-Dolor en zona glútea, cresta iliaca, zona anterior de la cadera, el muslo y zona lumbar en menor frecuencia.

Los dolores son de tipo agudo, de rápida aparición y que pueden producirse durante la realización del ejercicio, deporte o esfuerzo, e incluso después de la realización de los esfuerzos a diferencia del dolor tipo artrosis. Son dolores en los cuales hay que realizar un diagnóstico diferencial muy preciso respecto a otras patologías de la columna lumbar, articulación sacro-iliaca, articulación coxo-femoral (cadera) y de la extremidad inferior.

LAS PRINCIPALES CAUSAS SON:

– Congénito (nacemos con la deformidad).

– Puede que se desarrolle en los primeros años de vida por alguna lesión previa como la displasia de cadera.

– En la época de crecimiento al practicar deportes de impacto, deportes que ocasionan fricciones repetidas del fémur contra la pelvis, con posiciones agachadas forzadas y repetidas como hockey, futbol, rugby entre otros.

La incidencia va desde jóvenes y activos hasta personas de edad media y sedentarios.

TIPOS DE SÍNDROME FEMOROACETABULAR

– TIPO CAM (FEMORAL)

Más frecuente en pacientes jóvenes, activos y de sexo masculino. El abultamiento en el cuello femoral, la cabeza femoral deja de ser esférica uniéndose al cuello, choca contra el reborde del acetábulo (pelvis) y pueden producir lesión en el cartílago articular de la pelvis.

Artrosis de cadera tipo cam femoral

– TIPO PINCER (ACETÁBULO, PELVIS)

La deformidad se encuentra en la articulación de la pelvis, el acetábulo. Choca el acetábulo con el cuello del fémur en gestos de flexión y rotación de cadera provocando un pinzamiento de cadera. Ocurre más frecuente en mujeres atléticas de mediana edad y jóvenes que realizan deportes rotacionales.

En su diagnóstico es fundamental la realización de una serie de pruebas de imagen como una radiografía simple y una Artro Resonancia Magnética.

– Si una cadera refiere dichas características tipo Cam o tipo Pincer y no refiere dolor, no nos debe alarmar y no sería motivo de tratamiento.

– Si existe dolor, si sería motivo de tratamiento.

Displasia tipo pincer

– TIPO MIXTO 

Este tipo de choque se compone de la dos lesiones anteriores.

Artrosis de cadera tipo mixto

TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA

Para los casos en los cuales las caderas tipo Cam o tipo Pincer existe dolor la Fisioterapia con Terapias Física y Terapia Manual puede ser una parte esencial del tratamiento del dolor crónico. Recibiendo un tratamiento individualizado y realizando movimientos de forma segura y funcional.

Los Tratamientos Fisioterápicos son los siguientes: Electrólisis Percutánea Ecoguiada (EPI, EPM, EPTE), Láser de Alta Potencia, Indiba@ Active Therapy, Neuromodulación Percutánea Ecoguiada, Terapia de Inducción Miofascial en estadio no agudo, Terapia Manual Osteopática.

Para potenciar el tratamiento es muy beneficioso acompañar los tratamientos con Ejercicios de Equilibración, Potenciación y Readaptación de las caderas.

COMPARTIR EN

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

PUBLICACIONES RECIENTES

error: ¡¡El contenido está protegido!!