La Neuromodulación Funcional Percutánea es una especialidad de la Fisioterapia Invasiva que consiste en introducir agujas en puntos específicos corporales para producir una normalización de la transmisión del impulso nervioso, produciendo cambios en el nervio.

 

Si el cuerpo tiene una función que se encuentra alterada, con este tipo de técnica, actuando en determinados puntos anatómicamente definidos, se consigue mejoras en la función. Así, los beneficios para el paciente son que consigue mejorar los patrones del movimiento, reducir el dolor, mejorar la nutrición del nervio y tejidos, por tanto, mejorar todo el componente metabólico, nervioso, muscular y articular.

 

Lo relevante de este procedimiento para los pacientes es la rapidez de recuperación. De hecho, el paciente nota una mejora real casi instantánea y que es indolora, ya que las corrientes son de baja frecuencia y bajo amperaje, de manera que lo único que se siente mientras se aplica es como una sensación suave y agradable.

Neuromodulación Percutánea

Además tiene la ventaja de que cualquier trastorno del aparato locomotor es susceptible de ser tratado con esta técnica y, del mismo modo, se puede aplicar a cualquier tipo de paciente, con la única excepción de aquellos que tengan alguna contraindicación con la técnica de la aguja.

Método de tratamiento con una base 100% neurofisiológica y neuroanatómica.

Neuromodulación Percutánea 2

Clínicamente indicado para:

  • Lesiones relacionadas con el deporte y otros trastornos del movimiento.
  • Problemas de dolor musculo-esqueléticos: dolor de cuello, dolor de hombros, dolor de espalda, dolor en las articulaciones.
  • El dolor crónico: dolores de cabeza, ciática, artrosis, neuritis, dolor facial.
  • Trastornos digestivos: colon irritable, estreñimiento, diarrea y gastritis.
  • Disfunción menstrual y problemas reproductivos.
  • Trastornos del tracto urinario: la prostatitis, disfunción de la vejiga.
  • Problemas respiratorios: sinusitis, asma, dolor de garganta e infecciones recurrentes del tracto respiratorio.
  • Problemas relacionados con el estrés: adicciones y trastornos de estrés post-traumático.