QUISTE PARAMENISCAL

Publicado en: BLOG | 0

¿QUÉ ES UN QUISTE PARAMENISCAL?

El Quiste Parameniscal es una bolsa de líquido articular producido por una salida de liquido de dentro de la rodilla hacia fuera de la articulación a través de los meniscos, ya sea quiste parameniscal interno (se produce por la zona de dentro de la rodilla) o externo (se produce en la cara lateral de la rodilla) a través de la rotura/fisura del menisco interno o externo respectivamente.

El Quiste Parameniscal externo es más común. Los quistes se producen con una frecuencia muy alta debido a la fisura y/o rotura en horizontal de ambos meniscos.

Cada una de las rodillas tienen dos meniscos, son piezas de cartílago, en forma de “C” el menisco interno, y en forma de “O” el menisco externo. Actúan de amortiguadores del peso corporal entre los dos huesos que conforman la articulación de la rodilla, el fémur y la tibia. Los meniscos por sobreuso, degeneración o traumatismo pueden alterarse, fisurarse e incluso romperse.

Al producirse dicha fisura y/o rotura, con mayor frecuencia de tipo horizontal, es cuando puede aparecer el Quiste Parameniscal debido a una fuga del líquido sinovial de la zona intraarticular a la zona extra-articular utilizando la carretera que la lesión en el menisco proporciona. Esto produce una inflamación, más limitación en la movilidad de la rodilla afectada y dolor dependiendo del tamaño del quiste.

LOS QUISTES PUEDEN PRODUCIRSE POR VARIOS MECANISMOS

  • Secundarios a una rotura de menisco: la más frecuente. Lesión degenerativa (roturas horizontales y de patrón complejo) que provoca el avance del líquido sinovial de la porción central del menisco a la periferia.
  • Tras un traumatismo: por exceso de formación de glucosaminoglicanos a partir de las células sinoviales patológicamente presentes en el tejido meniscal. Provoca un fenómeno degenerativo mixoide en el interior del menisco y el desarrollo del quiste.
  • Por un mal gesto o una rotación de rodilla, también puede aparecer.

Cada una de las rodillas tienen dos meniscos que actúan de amortiguadores del peso corporal entre el fémur y la tibia. Los meniscos por sobreuso, degeneración o traumatismo pueden alterarse, fisurarse e incluso romperse.

partes de la rodilla

DÓNDE SE ENCUENTRA LA LESIÓN

Los quistes se forman con mayor frecuencia en el compartimento externo de la rodilla, por rotura del cuerno anterior del menisco externo (forma de “O”). Se manifiestan de forma precoz debido a la poca capa de tejido que existe en dicha zona. Signo de Pasini, se llama al fenómeno por el que estos quistes son visibles y palpables con la rodilla extendida, en la cara lateral externa de la rodilla.

Los quistes en compartimento interno de la rodilla suelen derivar por la fractura/ fisura del cuerno posterior del menisco interno, suelen detectarse más tarde y cuando el quiste alcanza un gran tamaño debido a la gran cantidad de tejido blando que se encuentra en la zona interna de la rodilla.

SINTOMATOLOGÍAecografia de quiste parameniscal

Los Quistes Parameniscales se manifiestan por dolor local (cara interna o externa sobre la interlinea articular entre el fémur y la tibia en la rodilla), pudiendo causar otros síntomas como: tumoración, bloqueo de la articulación, fenómenos de compresión nerviosa y vascular, en función de su tamaño y localización.

DIAGNÓSTICO FISIOTERAPÉUTICO

Los quistes pueden ser visibles en la inspección visual de la rodilla y/o a la palpación como unas masas induradas a la altura de la interlinea articular entre la tibia y el fémur en el lado interno o externo de la rodilla.

Mediante la Ecografía puede observarse, con la pierna en semi-flexión, el quiste en la zona de la interlinea interna y/o externa, en cara anterior y superior de la rótula, donde aparece un aumento de líquido sinovial extravasado de la zona interna de la rodilla y el quiste es de mayor tamaño.

Mediante la Resonancia Magnética (RMN) además de poder diagnosticar el Quiste Parameniscal se puede valorar el estado de los meniscos de la rodilla.

TRATAMIENTO FISIOTERÁPICO

En ocasiones, el Quiste Parameniscal desaparece por la reabsorción del líquido sinovial. En otras ocasiones el quiste no se reabsorbe, el dolor persiste e impide realizar las actividades cotidianas de la vida diaria, en este caso, existe tratamiento médico-quirúrgico por artroscopia, y tratamientos fisioterápicos no quirúrgicos con resultados muy favorables en la recuperación.

Los Tratamientos Fisioterápicos son los siguientes: Electrólisis Percutánea Ecoguiada (EPI, EPM), Láser de Alta Potencia, Indiba@ Active Therapy, Neuromodulacion Percutánea Ecoguiada, Terapia de Inducción Miofascial en estadio no agudo, Terapia Manual Osteopática.

Para potenciar y evitar que la lesión se pueda repetir, es muy beneficioso acompañar los tratamientos con un trabajo de equilibración, potenciación y readaptación de las dos extremidades inferiores y la cintura pélvica. Así, preparamos la rodilla tanto para las actividades de la vida diaria como para la práctica deportiva de gran exigencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.