La cicatriz es el resultado de un proceso de recuperación de la piel y el tejido conectivo de una agresión externa, remplazando el tejido lesionado. Se produce una correcta alineación de las fibras de colágeno siguiendo las líneas de tensión funcionales. Pero si este proceso fisiológico no se desarrolla correctamente se producen adherencias y tejido fibrótico (perdida de agua, elasticidad y flexibilidad del tejido) en la cicatriz.

La piel (dermis) se compone de varias capas que se deslizan entre sí, como las diferentes capas de sabanas que componen una cama. Al realizar un corte, una artroscopia o cualquier técnica invasiva en una intervención quirúrgica se atraviesan todas esas capas. Al cerrar o suturar esas zonas de incisión, las diferentes capas se adhieran entre sí y se queda restringido el movimiento entre ellas, produciéndose una cicatriz adherida.

Cuando se aplica Indiba Activ Therapy al tejido antes de la intervención quirúrgica, el sangrado es menor y mejora la recuperación. El tejido está más hidratado, mejora la cicatrización y absorción del hematoma y edema.

 

Fibrosis  post-quirúrgica

Como consecuencia de una cicatriz post-quirúrgica se produce una alteración de las fibras de colágeno provocando una disminución del deslizamiento y una mayor fricción entre las mismas, un exceso de entrecruzamiento y pérdida de alineación, aumentando la densidad del tejido alrededor de la cicatriz y disminuyendo la capacidad de movilidad del mismo.

El tejido se vuelve rígido pudiendo provocar una disfunción miofascial.

Dolor por una cicatriz pre-post-quirúrgica

La fibrosis post-quirúrgica es inevitable en cualquier intervención, en algunos casos puede llegar a comprimir un nervio motor o sensitivo, provocando dolor, debilidad y pérdida de fuerza. Además de disminución de elasticidad, alteraciones sensitivas en la zona y problemas a distancia de la cicatriz por tensiones fasciales.

Cicatriz post-traumática foto 2

Patologías asociadas

Algunas fibrosis han provocado patologías tales como escoliosis, debido a la tensión transmitida a las fibras musculares involucradas.

  • Molestias, como contracturas musculares en la zona próxima a la cicatriz.
  • Lumbalgias de repetición, problemas de limitación de movilidad. 
  • Dolor en extremidades superiores, inferiores y dolor en la columna vertebral tras intervenciones quirúrgicas propias del raquis o viscerales (cirugía de estómago, apendicitis, hernias inguinales, hernias umbilicales, hernias de disco e intervenciones del sistema musculo-esquelético).

Tratamiento Fisioterapéutico

El tratamiento fisioterapéutico es muy efectivo en este campo, aplicándose dos tipos de tratamientos, conservador e invasivo.

Conservador:

  • Técnicas de Terapia Manual y Técnicas de Inducción Miofascial
  • Indiba Active Therapy
  • Ondas de Choque
  • Láser de Alta Potencia

Invasivo:

  • Neuromodulación Funcional Percutánea
  • Electrólisis Percutánea (EPI® - EPM - EPTE®)

Cictrices tratamiento Clínica López Corcuera