La Acupuntura está considerada como unos de los pilares de la Medicina Tradicional China (M.T.C) que se aplica desde épocas remotas. Del latín: acus (aguja); puntura (punzada).

 

Al introducir la aguja en unos lugares concretos “puntos de acupuntura” dentro de una “red de canales y meridianos”, se provoca un efecto terapéutico  capaz de prevenir y tratar diferentes afecciones y enfermedades.

 

La Acupuntura, se considera una forma de medicina compleja por ofrecer un concepto fisiológico-empírico y un concepto científico en cuanto a sus teorías y aplicaciones.

 

El objetivo es restablecer el equilibrio energético de los meridianos, mejorar y recuperar el estado del paciente. El estímulo de dichos puntos y zonas tienen un propósito curativo.

 

La Acupuntura es una Intervención Terapéutica que puede ser eficaz como un tratamiento en solitario, o como complemento a otras intervenciones terapéuticas. La Organización Mundial de la Salud reconoce el uso de la acupuntura en el tratamiento de:

 

  • Dolor musculo-esquelético y de movimiento: dolor de cuello, dolor de hombros, dolor de espalda, dolor en las articulaciones.
  • Lesiones deportivas.
  • Trastornos y limitaciones del movimiento.
  • Problemas funcionales y de desregulación: digestivos, genito-urinarios, respiratorios.
  • Dolor crónico: dolores de cabeza, ciáticas, artrosis, neuritis y dolor facial.