CLÍNICA FISIOTERAPIA Y OSTEOPATÍA

C/ Vitoria, 157, Planta 1 - 09007 BURGOS

LA FRACTURA DEL BOXEADOR

La fractura del boxeador

FRACTURA DEL QUINTO METACARPIANO

El quinto hueso metacarpiano forma parte de los huesos de la mano.

Los metacarpianos son los huesos de la mano que unen la segunda fila del carpo (muñeca) con las falanges proximales (dedos).

Están numerados como los dedos llamándose primero, segundo, tercero, cuarto y quinto respectivamente. Desde el pulgar, que es el primero, al meñique, que es el quinto.

La “Fractura del Boxeador” posiblemente sea la fractura más común del quinto metacarpiano. Ocurre principalmente por traumatismos directos, caídas o por dar un puñetazo.

Por ser el puñetazo la causa más frecuente de lesión es por lo que recibe este nombre. Esta lesión afecta directamente a la función del quinto dedo de la mano.

Este tipo de fractura suele tratarse de manera conservadora pero cuando son inestables se estabilizan mediante intervención quirúrgica. Para lograr una óptima recuperación se debe dar una atención médica y fisioterapéutica lo más temprana posible. Suele darse a nivel subcapital, en el cuello debajo de la cabeza del quinto metacarpiano. Menos frecuentes son las fracturas de la cabeza o del tercio medio del hueso.

A la hora de tratar esta lesión con Fisioterapia los objetivos son:

  • Eliminar la rigidez articular.
  • Normalizar los tejidos lesionados y los adyacentes.
  • Eliminar la atrofia muscular.
  • Favorecer una correcta cicatrización y eliminar las adherencias formadas por las cicatrices, si hubiera, por intervención quirúrgica.
  • Erradicar el dolor.

Las lesiones de la mano son muy delicadas y pueden suponer un riesgo de pérdida de movilidad y funcionalidad

La fractura del boxeador

En la actualidad los avances en la rehabilitación nos han permitido diseñar protocolos de intervención temprana que permiten una correcta consolidación del la fractura, una buena recuperación y una reducción de aparición de posibles complicaciones.

En el tratamiento conservador, mientras el hueso fracturado esté en proceso de osificación, se ha de mantener la movilidad articular de todas las articulaciones próximas a la lesión y el tono de la musculatura no afectada por la fractura. Cuando esté formado el callo óseo, se quita la férula de protección y se puede empezar a rehabilitar las estructuras lesionadas y toda la mano en su globalidad.

Cuando se realiza tratamiento quirúrgico, después de haber quitado los puntos y sin colocación de ninguna férula de inmovilización, empieza el tratamiento de rehabilitación de todas las articulaciones no afectas y mantenimiento de la musculatura que no implique movimiento en la zona de fractura. Y así, mantener en óptimas condiciones las partes blandas y articulaciones de la mano no afectadas. Una vez consolidada la fractura se inicia la rehabilitación de la zona lesionada y el resto de la mano.

Si hubiera cicatriz es importante su tratamiento temprano para evitar posibles adherencias que provoquen falta de funcionalidad y perdida movilidad articular del quinto dedo y del resto de la mano.

Tanto en el tratamiento conservador como quirúrgico es importante acelerar y garantizar la formación de callo óseo tratando con Magnetoterapia.

Si hubiera cicatriz es importante su tratamiento temprano para evitar posibles adherencias que provoquen falta de funcionalidad y perdida movilidad articular del quinto dedo y del resto de la mano.

En fases mas avanzadas de recuperación, se inicia el ejercicio terapéutico de readaptación para ganar fuerza y movilidad articular restaurando la correcta fuerza, precisión y movilidad de toda la mano. Es importante que la recuperación sea de toda la mano.

La “Fractura del Boxeador” posiblemente sea la fractura más común del quinto metacarpiano. Ocurre principalmente por traumatismos directos, caídas o por dar un puñetazo

La fractura del boxeador intervención quirúrgica
INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA Fractura 5º metacarpiano con osteosíntesis

Una mala recuperación del hueso quinto metacarpiano provoca una mala función del quinto dedo y esto afecta a la función de toda la mano. Por esto es tan importante un buen tratamiento fisioterapéutico.

Las lesiones de la mano son muy delicadas y pueden suponer un riesgo de pérdida de movilidad y funcionalidad. Por eso, se recomienda seguir las indicaciones médicas y fisioterapéuticas. En caso contrario se pueden sufrir las siguientes secuelas:

  • Debilidad muscular.
  • Pérdida de rango de movilidad articular.
  • Dolor crónico.
  • Una incorrecta funcionalidad de la mano para la realización de las actividades de la vida diaria, deportivas o actividad laboral.

Es importante una intervención fisioterapéutica adecuada porque permitirá evitar posibles complicaciones y obtener una correcta recuperación de la capacidad funcional de la mano. Consiguiéndose así restaurar la funcionalidad de la mano y la capacidad de realizar todo tipo de actividades de la vida diaria, deportiva y laboral.

Sí lo deseas puedes descargar el post en PDF: fractura del boxeador

COMPARTIR EN

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

PUBLICACIONES RECIENTES